Argentinos/as !!!

La Historia y la Literatura tienen mucho que decir sobre nuestra Identidad. Mi visión no es el único perfil, pero lleva como finalidad la integración del colectivo que consolide la Provincia 25. De manera que funciona como puerta abierta a la memoria y al conocimiento de aquello que, bien o mal, nos pertenece y nos representa. Hecho con afecto para todos los compatriotas...



domingo, 26 de diciembre de 2010

Diario de la Semana de Mayo de 1810 (Bicentenario)



A manera de revisión final del 2º Bicentenario del Primer Gobierno Argentino, aquí va el Diario de la Semana de Mayo (narrado desde el punto de vista de Mariano Moreno) que difundimos por páginas de facebook:

Día 18: Me llamo Mariano Moreno, nací en Buenos Aires en 1778. Acaban de llegar noticias de gran interés para los criollos del Río de la Plata. Una nave inglesa ha dejado periódicos  que hablan de la caída de la Junta de Sevilla. Creo que es el momento esperado, debemos actuar ya. Al Virrey Cisneros se lo ve preocupado; ha lanzado una proclama para el "status quo" pero, los criollos inquietos y libertarios, acabamos de reunirnos en la casa de Rodriguez Peña para tratar el "asunto". Debemos convencer a Saavedra y recordarle que "las brevas ya están maduras"...

Día 19: Está amaneciendo y no he pegado el ojo. La discusión en lo de Rodriguez Peña y en la jabonería de Hipólito Vieytes fue intensa, diría, mejor dicho, con tintes revolucionarios. Ahora mismo marchamos al Cabildo para hablar con Lezica y con el síndico Leiva. A Lezica lo conozco bien, sé que llevará nuestra solicitud a Cisneros si lo apretamos un poquito. A las diez, Belgrano y Saavedra (con la espada reluciente), hablarán con el alcalde de primer voto. Saben muy bien que si no aceptan un Cabildo Abierto, lo haremos a nuestra manera...

Día 20: Al mediodía, Lezica y Leiva hablaron con Cisneros para entregarle formalmente la solicitud para un Cabildo Abierto. Me han dicho que lo vieron muy nervioso, cosa rara en él. Por la tarde, el virrey recibió a los nuestros en el salón principal del Cabildo. Castelli viendo que el asunto se dilataba y el hombre se hacía el zonzo, le gritó en la cara: "¡¡¡ Queremos su renuncia, Señor !!!". Juanjo me dijo luego que el Virrey esperó a que alguien saliera a defenderlo y, frente al silencio sepulcral que cubrió la sala, con cara de ser omnipotente enviado por Dios, tratando de no perder la compostura, vociferó : "¿Por qué no te callas? ¿Qué atrevimiento es éste? ¿Acaso no sabéis que soy la persona del Rey en América? Fue entonces cuando intervino Saavedra, el jefe de la milicias urbanas, y se acabó el asunto. A las cinco de la tarde firmaba la solicitud sin más que agregar. Por la noche, el Grupo de los Siete, yo y algunos patriotas más, fuimos al teatro donde representaban "Roma Salvada", una crítica contra la tiranía. Al final, entre aplausos, Juan José Paso gritó: "¡¡¡ Viva Buenos Aires libre !!!". Otro que estaba al fondo de la galería vociferó: "Viva la Patria, Carajo!!!"

Día 21: Es lunes y hay mucha gente inquieta y a los gritos en la Plaza pidiendo por la renuncia de Cisneros: "Borombombón, borombombón, de este cabildo yo no me voy". Unos mulatos estaban dale que te dale con unos bombos mientras French y Beruti encabezaban el movimiento insurgente. Cisneros le pidió a Saavedra que pusiera en su lugar a esos revoltosos malentretenidos si quería Cabildo Abierto. La presencia de un Cuerpo de Patricios calmó los ánimos y después del mediodía comenzaron a repartir la invitación siguiente: "El Excmo. Cabildo convoca á Vd. para que se sirva asistir, precisamente mañana 22 del corriente, á las nueve, sin etiqueta alguna, y en clase de vecino, al cabildo abierto que con avenencia del Excmo. Sr. Virrey ha acordado celebrar; debiendo manifestar esta esquela á las tropas que guarnecerán las avenidas de esta plaza, para que se le permita pasar libremente..." Hacia la tarde, los criollos afilaban la lengua sin descanso ni tregua.
 

Día 22: Hombres y Mujeres se aglutinaron en la Plaza esperando novedades. Ya en "boca de urna" decían que al Señor Virrey le darían el raje. Les describo la situación que viví en persona dentro del recinto: Amontonamiento, calor y voces subiditas de tono. Había miradas enfrentadas, por un lado la gente del virrey, por el otro, los criollos rebeldes y mal agradecidos. Cisneros, masticando bronca, dio lugar a las argumentaciones. Enseguida tomó el control el Obipo Lué y Riega que dejó en claro que mientras hubiera un español en América bastaría para gobernar en nombre de Don Fernando. Juanjo Castelli le salió al cruce recordándole que con un rey prisionero y una Junta de Sevilla extinguida cesaba toda autoridad virreinal. El fiscal Villota buscó un contrapeso favorable a Cisneros con una verdad dificil de rechazar: "Señores, Buenos Aires no tiene facultad para decidir por sí sola sin la pertinente participación de todos los pueblos"; entonces Juan José Paso expresó que la causa era de todos, pero que la grave situación exigía una solución práctica e inmediata. Como la controversia se dilataba apareció Saavedra que cerró con breve elocuencia su postura: "...y no queda duda de que el pueblo es el que confiere la autoridad o mando". Inmediatamente se procedió a votar por la continuidad o cese de funciones del Señor Virrey. Las 251 personas presentes fueron votando y, hacia la medianoche, el veredicto popular dictaminaba la derrota de Cisneros por 155 a 69. El Cabildo asumía con la responsabilidad de conformar una Junta de Gobierno. Afuera, la gente bailaba y construía cantitos de despedida...

Día 23: Esta madrugada se dio a conocer que "Hecha la regulación con el más prolijo examen resulta de ella que el Excmo Señor Virrey debe cesar en el mando y recae éste provisoriamente en el Excmo. Cabildo hasta la erección de una Junta que ha de formar el mismo Excmo. Cabildo, en la manera que estime conveniente". Hoy la gente se ha levantado más relajada y distendida; los cuchilleros, pasados de copas y celebración, dormirán todo el día. Ya se están manejando nombres para la Junta y habrá que ver que pasa...

Día 24: Acaban de oficializar la lista de la Junta y no lo puedo creer: Cisneros aparece como presidente y sólo dos de los nuestros como vocales. Hablé con Juanjo Castelli y le dije que renunciara a semejante farsa: "Esto no votó el pueblo", le grité en la cara. Apenas se supo la noticia, otra vez se llenó la plaza y no sé que puede pasar en adelante. Cisneros dio órdenes de reprimir al menor desorden. El Coronel Martín Rodriguez me ha dicho: "Si nosotros nos comprometemos a sostener esa combinación que mantiene en el gobierno a Cisneros, en muy pocas horas tendríamos que abrir fuego contra nuestro pueblo". Me voy para lo de Rodriguez Peña; hay que actuar ya, como que me llamo Mariano Moreno, carajo!!!

Día 25: Llueve. Sin embargo, la gente se aglomera en la Plaza Mayor mientras French y Beruti reparten cintas celestes y blancas. Adentro, en el Cabildo, la cosa está que arde. Cisneros llama a los comandantes y pide que repriman a los revoltosos que gritan en su contra, pero éstos se hacen los giles (la obediencia debida aún no había sido inventada). Ya lo había dicho Martín Rodriguez que no abriría fuego contra sus paisanos. Los grupos de presión discuten los nombres sugeridos durante la noche en lo de Rodriguez Peña; hasta Casilda Igarzábal, la esposa de Don Nicolás, había presionado a Saavedra en representación de todas las mujeres. Afuera solo se escucha: "¡El pueblo quiere saber de qué se trata !". Algunos se meten por la fuerza y aparece Leiva, el síndico, queriendo poner orden. Lezica, temeroso, corre por los pasillos. Sólo Cisneros se mantiene como un hidalgo pero, finalmente, cede y firma el cese definitivo de sus actividades como Virrey. La Primera Junta ya tiene los nombres del equipo: Presidente: Cornelio Saavedra (militar); Secretarios: Mariano Moreno (abogado) y Juan José Paso (abogado); Vocales: Manuel Alberti (sacerdote), Miguel de Azcuénaga (militar), Manuel Belgrano (abogado), Juan José Castelli (abogado), Juan Larrea (comerciante catalán) y Domingo Matheu (comerciante catalán). Para confundir a los funcionarios españoles declaran al nuevo gobierno "Junta Provisional Gubernativa de las Provincias del Río de la Plata a nombre del Señor Don Fernando VII". Una jugarreta para distraer y preparar una revolución jacobina que pronto se extendería al resto del territorio argentino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario